CIBERPOLICÍAS CONTRA DELITOS INFORMÁTICOS

Miércoles, 27 Abril 2016 - 3:00pm

Desde sus oficinas en el edificio de la DIRINCRI, un grupo de policías trabaja en silencio contra un enemigo que tampoco genera ruido ni usa armas de fuego para cometer sus ilícitos. Los agentes patrullan de manera sigilosa, recogen evidencias del delito e identifican a los delincuentes, pero a diferencia de los efectivos que vemos en las calles, los hacen en otro campo, uno que conocen bastante bien: la red de redes o el internet.

 

Y es que en un mundo globalizado, donde la digitalización es parte de nuestras operaciones comerciales y trámites, el hampa asiste a nuevas modalidades pero tiene frente a sí a la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología (DIVINDAT), cuyos integrantes bien podrían ser llamados ciberpolicías.

 

Según el marco legal, están tipificados hasta cinco tipos de delitos informáticos (Leyes N° 30096 y N° 30171). Uno de estos delitos son los que atentan contra el patrimonio. Como dato, la Policía advierte que al ingresar al internet un ciudadano está expuesto a más de 50 ataques automatizados por minuto.

 

Las estadísticas señalan, además, que en el 2015 se investigaron más de mil delitos cibernéticos, casi la mitad de ellos (470 casos) estuvieron referidos al fraude informático o robo.

 

Y aquí el ilícito toma distintas modalidades para hacerse del dinero de las víctimas, tal como explica el Mayor PNP Juan Manuel Moretti, de la DIVINDAT.

 

CLONACIÓN DE TARJETAS O SKIMMING

Esta modalidad consiste en copiar la banda magnética de la tarjeta para luego transferir la información confidencial (número y claves) a otra tarjeta en blanco. Una vez realizado este proceso, los delincuentes realizan retiros a través de cajeros automáticos o efectúan pagos en dispositivos POS con la tarjeta clonada como si fueran el titular.

 

Consejos:

    • En cajeros automáticos. Antes de ingresar la tarjeta revisar las ranuras y verificar que no hayan dispositivos superpuestos o algún elemento extraño.
    • No aceptar ayuda de desconocidos, bajo ningún motivo. De igual forma, evitar que personas ajenas puedan ver la clave que uno digita.
    • En establecimientos comerciales. Al momento de pagar, no perder de vista nunca las tarjetas de crédito o débito. Presenciar en todo momento la operación de pago.

     

    PHARMING

    Es otro de los mecanismos usados por los ciberdelincuentes para llegar hasta las cuentas bancarias de sus potenciales víctimas. Para esto se hace uso de páginas web falsas que suplantan a las originales. Con el pharming, el hampa busca atraer a sus víctimas hasta estos websites para apoderarse de información confidencial que luego usarán en su perjuicio.

     

    Consejos:

    • Si va a realizar operaciones en línea, digite la dirección web de la entidad en la barra del URL para evitar ‘caer’ en websites falsos.
    • Evite realizar operaciones o pagos desde cabinas de internet.
    • No utilice antivirus ‘piratas’ en sus equipos personales.

     

    PHISHING

    A través de esta modalidad de fraude los delincuentes buscan acceder a información personal mediante el envío de correos falsos que solicitan siempre actualización de información personal. Así se busca conocer números de las cuentas bancarias y claves de seguridad.

     

    Consejos:

     

    • Descarte los correos electrónicos que solicitan la actualización de sus datos personales (las entidades bancarias no solicitan confirmar claves o contraseñas mediante emails).
    • No descargue archivos adjuntos de remitentes desconocidos.
    • Evite hacer clic en avisos que anuncian grandes promociones, pues el solo ingreso a estos contamina nuestros equipos.

     

    En estos casos, estar informados resulta tarea clave para evitar ser víctimas de los delincuentes. Recuerde que puede comunicarse con la central telefónica de la DIVINDAT (Telf. 431-8898) si requiere denunciar algún tipo de estos delitos.

     

    Es importante que realice operaciones desde dispositivos seguros y desconfíe siempre de correos o anuncios que apelan a la curiosidad y expectativa para llamar la atención. No olvide que en muchos casos hacer clic en sitios de dudosa procedencia es el equivalente a abrirle la puerta, de par en par, a los delincuentes.

     

     

    Lima, 27 de abril de 2016

    Oficina de Comunicación Social

    Ministerio del Interior